Algunas recomendaciones

Llegada a Alcalá de Henares

Desde el Aeropuerto: El autobús interurbano 824 (sale de la T2, enfrente de la farmacia) pasa por Torrejón de Ardoz y llega a Alcalá de Henares, donde tiene varias paradas. Para bajarse en el centro: parada de la Avenida Complutense; para bajarse en la Facultad de Medicina: última parada, Escuela Politécnica, a menos de 100 metros la Facultad de Medicina.

Desde la Estación de tren de Alcalá de Henares: El centro de Alcalá de Henares está a menos de un kilómetro, de ahí que muchos de los hoteles estén muy próximos. Suele haber taxis, pero no son económicos como se explica en el apartado siguiente. Para ir a la Facultad de Medicina lo mejor es tomar el autobús urbano 2, cuya parada está a 50 metros.

Los trenes que parten de Madrid (Chamartín, Nuevos Ministerios, Recoletos y Atocha) tardan entre 55 y 40 minutos, dependiendo de donde se tomen. Su frecuencia 5-10 minutos.

¡Ojo!: La Estación de Alcalá de Henares – Universidad, deja a más de un kilómetro de la Facultad de Medicina (no se aconseja).

Llegada a Alcalá de Henares en autobuses interurbanos: Desde Madrid (Intercambiador de la Avenida de América) parten tres líneas de autobuses interurbanos con destino a Alcalá de Henares: el 223 es el que llega al centro de la ciudad; el  227 es el que llega a la Universidad (última parada, Escuela Politécnica, a menos de 100 metros la Facultad de Medicina);  y el 229, que llega a la Avenida Virgen del Val, se desaconseja.

Moverse por Alcalá de Henares

Para moverse por el centro de Alcalá de Henares es muy recomendable hacerlo a pié, pues las distancias no son grandes.

Para comunicar el centro con la Facultad de Medicina lo mejor es la línea 2 de autobuses urbanos. Sale de la Plaza de Cervantes, pasa por el centro de la ciudad y llega a la Escuela Politécnica, a menos de 100 metros de la Facultad de Medicina.

Si utilizamos el coche particular, tendremos más problemas para aparcar en el centro (hay zonas de aparcamiento regulado –“zona azul”) que en el Campus Universitario, a pesar de que la Facultad de Medicina está enfrente del Hospital Príncipe de Asturias. Los aparcamientos públicos en la ciudad (La Paloma, El Mercado, San Lucas) son económicos, pues el precio máximo/día es de 8,80 euros.

Moverse en taxi no es económico. Los taxis no circulan por la ciudad, suelen estar parados en las estación de tren o en las paradas de los autobuses interurbanos. Se solicitan por teléfono (Alcalá Radio Taxi: 91 882 21 88 / 79; Free Taxi Alcalá: 91 134 21 34; Servitaxi: 636 91 08 33). El taxímetro se pone en marcha desde el momento en que salen a buscar al pasajero.

Farmacias 24 horas

Tres farmacias permanecen abiertas en Alcalá de Henares las 24 horas los 365 días del año. La más céntrica es la de José Félix Huerta (c/ Tinte, 2). Las otra dos se localizan en la Avda. de la Alcarria, 6 y en la c/ Segovia, 34.

De tapas por Alcalá de Henares

Desde hace unos años, en la mayoría de los bares de la ciudad se ha impuesto la consumición con tapa (cerveza, vino, refresco, agua, da lo mismo) a un precio que oscila entre los 2,50 y los 3 euros. La tapa la elige el cliente. Por lo general, es de tamaño grande, pero en la mayoría de los casos se abusa del pan (en forma de bocadillo, tosta, mollete, rosca, etc), lo que hace que con 2-3 tapas ya esté uno un poco saturado de tanto pan.

El iniciador de esta “moda” fue El Indalo (c/ Libreros, 9), ningún establecimiento le ha superado en variedad de tapas (escalope con queso; atún con pimientos; calamares; chipirones a la andaluza; huevos rotos con jamón, morcilla o picadillo; etc.) Tiene otros establecimientos en La Garena y en la Plaza de Navarra.

En la línea apuntada, Maimonides (c/ Mayor, 45); La Taberna de Rusty (c/ Tinte, 1); Las Murallas (Avda. Guadalajara, 23)   aquí muy recomendables las migas cervantinas con huevo, las patatas revolconas y los callos de la casa con garbanzos; y Las Cuevas de Antolín  (c/ Libreros, 40), aquí la tapa sólo se elige si se está sentado en mesa (tortilla de patata, langostinos, etc.). En la barra, la consumición cuesta 1,20 euros y el pincho se elige de entre lo que hay en el mostrador.

No se elige la tapa en El Hidalgo (c/ Bedel, 3), pero suele ser generosa y la cerveza muy bien tirada, ni en el Restaurante Nino (c/ Mayor 70), pero en este establecimiento merece la pena pedir una ración de champiñón.

A quienes le gusten los vinos pueden acercarse a la vinoteca Tempranillo (Pza. Santos Niños, 5) que, pese a su reducido espacio, tiene una oferta de caldos muy amplia y donde es posible probar más de cien vinos. La carta está organizada por Denominaciones de Origen.

Anuncios